miércoles, 3 de febrero de 2016

Crónica: "Sumisión" por Annemieken


Sumisión

Esta obra trata del choque de culturas y de la relación entre Oriente y Occidente y entre el Judaísmo, el  Islam y el Cristianismo que es una temática de gran relevancia actualmente. Houellebecq apunta sin piedad a los temores, las pesadillas y los tabús de la intelectualidad francesa. Describe la desesperación del presente europeo donde todo el mundo lucha por conseguir un sitio en esta sociedad del mercado dominada por el amor al dinero y la codicia.


El autor habla de los temores de los franceses tanto a la extranjerización como al Islam pero ‘Sumisión’ no es una novela anti-islámica. No ataca al Islam sino apunta al desgaste de los partidos y sus programas, tanto por el lado de los conservadores como por el de los partidos de la izquierda, a los fallos de una sociedad laica, al fracaso de la integración y del liberalismo, tanto como a la incapacidad del gobierno de hacer frente a tiempo para frenar el auge del Frente Nacional.

El protagonista, François, cuarentón y bebedor es profesor de literatura en una universidad de París. Escribió su tesina sobre Joris-Karl Huysmans (1848-1907) por quién siente una especial admiración. Huysmans, autor de una literatura decadente y de carácter misógino, se convirtió al catolicismo más por motivos estéticos (por la belleza de los altares, de las figuras, de los vidrios etc.) que por convicción religiosa.


François es un tipo sexista que busca sus novias entre sus alumnas y no ha escrito nada importante desde hace años. Él es como todos los protagonistas de los libros de Houellebecq: un anti héroe egocéntrico con serias dificultades para mantener relaciones afectivas, de amar y ser amado. La frustración sexual es una constante en su vida como lo es la soledad y el sufrimiento bajo las exigencias de la libertad.

En 2022 después de unos tumultos que hacen temer una guerra civil los franceses eligen en unas elecciones democráticas a un gobierno nuevo formado por un partido ficticio: “la Fraternidad Musulmana” con un carismático  presidente: Mohammed Ben Abbes. Así se evita que el Frente Nacional con Marine Le Pen llegue al poder.
Poco después también en Bélgica se forma un gobierno islámico y en Alemania e Inglaterra participan los partidos formados por musulmanes en las coaliciones de los gobiernos.


Una vez en el cargo el nuevo presidente francés realiza varios cambios: trabajando en la pacificación del país y privatizando la principal universidad del país la Sorbonne convirtiéndola en Universidad Islámica. También cambia algunas leyes y manda a las mujeres a casa con lo cual disminuye de forma drástica el paro. También anula el derecho civil y la igualdad entre hombres y mujeres y permite y fomenta la poligamia. Su gran proyecto es hacer de la Unión Europea un nuevo “Imperio Romano Islámico” con Francia como centro. 
  
Los judíos franceses huyen a Israel y los franceses que quieren trabajar se ven obligados a convertirse al islam. François obtiene así un trabajo en la universidad con mucho prestigio, más sueldo y varias esposas. Lo toma como una segunda oportunidad en su vida.

Annemieken
                              



5 comentarios:

  1. ¡Felicidades Annemieken por tu crónica! Me hubiera gustado leerla antes que el libro, no hubiera tenido que luchar tanto con esas páginas.
    Aún hay una cosa que no me entra en la cabeza... cómo podían enamorarse aquellas jóvenes universitarias de un tío tan soso, mohino y poco vital. Lo pienso cada vez que recuerdo el libro.
    El libro me impactó, lo sufrí y me lo creí. Y la tertulia también. Pensé mucho durante los días siguientes, de hecho aún no me he recuperado del todo, pensar demasiado no me va bien ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
  2. Por fin tu crónica. Muy acertada, de acuerdo contigo en todo. Aunque me faltaría más opinión personal. La diste el día de la tertulia pero no estaría de más que también la leyeramos aquí

    ResponderEliminar
  3. Muy bien Annemieken, me gusta tu crónica, como dice Nati leyéndola te entra mejor el libro. Acabo de leer que Le Clezio, el premio nobel francés, dice en una entrevista que no se le ha ocurrido leer este libro porque en su opinión lo que busca es meter miedo al pueblo francés. No anda desencaminado creo yo, aunque no está de más leer cosas que nos hagan no bajar la guardia.

    En mi opinión el premio nobel se equivoca, hoy más que nunca es necesario leer libros que remuevan nuestra conciencia y nos hagan reflexionar, además este está magníficamente escrito y trata un tema de total actualidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Como dice Esperanza, son necesarios los libros que hacen reflexionar... hay que estar atentos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar