lunes, 29 de febrero de 2016

Crónica: "Felices los felices" por Maribel

FELICES LOS FELICES. Yasmina Reza, ed. Anagrama

Reconozco que el título del libro, lo sugerente de la portada y el nombre de la autora me crearon muchas expectativas cuando lo vi en la librería. Ahora creo que el uso del poema de Borges es más bien un reclamo comercial que una inspiración/utilización intelectual del mismo.
Veintiún relatos o veintiún capítulos si se quiere, donde diferentes personajes se enfrentan a la soledad, a la muerte o la infidelidad y nos hablan con ironía de su visión del mundo. Y es aquí donde creo que se equivoca la autora. El mundo donde se mueven los personajes es un escaparate que a la mayoría nos es ajeno. Sus preocupaciones, ambiciones y desasosiegos empatizan poco con la mayoría de los lectores. Son burgueses con frívolas vidas. 
Estas envolturas fueron muy destacadas por los tertulianos. Nati, con su visión plástica de la obra los definió como sombras, gente sin rostro, siluetas negras en una representación. Creo que fue Pilar, corregidme si me equivoco, la que apuntó con excelente sentido del humor, que discutir por un queso (en alusión al primer capítulo donde Robert y Odile Toscano emprenden una violenta discusión por la compra de un queso) sólo podría pasar en Francia. Yo también lo creo, pero opino que sólo podría pasar en Francia y en determinado estatus social. Se habló también de la flaqueza de cada uno de los personajes. Salvamos, casi por unanimidad al joven Jacob Hutner y a la tía abuela de Virginie Déruelle. Curiosamente los dos personajes excluidos del mundo de los cuerdos, sin embargo los más visiblemente felices. 
Trini planteó la tendencia, nada casual, a la escritura del relato fragmentado. Parece, en su opinión que es la tendencia para que el lector no se disperse.  También yo lo creo, aunque con matices. 
En general, Felices los felices agradó pero no entusiasmó. Subrayamos los aciertos (la fina ironía y el sentido del humor) y los desaciertos (la poca empatía con los personajes)
Sin embargo, hay algo amargo y cómplice en algunos de ellos. Algo que se entrevé en cada vida aparentemente anodina y frívola. Algo en lo que me reconozco en una vida en pareja. Existen lugares comunes en el libro que disparan directamente a la conciencia. 
Los dieciocho personajes de la novela de Yasmina Reza no se salvan ni quieren ser salvados. 
Para mí, si acaso, queda este fragmento del poema de Borges: "He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz..."



10 comentarios:

  1. Por petición popular os dejo el comentario de Annemieken, aunque no pudo asistir a la tertulia nos deja esta maravillosa "crónica de una tertuliana ausente"

    Hola tertulianos
    como no estuve en la última tertulia os quiero comentar mi opinión del libro "Feliz los felices" en el chat nuestro. Vais a pensar: ¿y porqué esa petarda no lo escribe en el blog? Bueno, mi español deja mucho que desear lo que se aprende en la escuela de la calle nunca esta bien del todo y aunque vosotros sois indulgente conmigo el blog es para más gente y no da una buena impresión no estar firme en la gramática y la ortografía escribiendo en el blog de una tertulia literaria, ¿cierto?

    Son 18 personas de diferentes edades que forman la novela. Algunos esconden detrás de una fachada de aparente felicidad vidas míseras. Son incapaces mostrar sus miedos,sus falsedades sus sentimientos auténticos, sus deseos íntimos y ocultos. El libro habla también sobre el engaño incluso sobre el engaño más importante: el engaño a uno mismo. Es un libro bien escrito con un agudo análisis psicológico y con una lograda conexión de los personajes que refleja muy bien el mundo hipócrita en el cúal vive la "gente bien". Y eso es lo cargante para mi lo que siento también muchas veces saliendo de una peli francesa: casi siempre se trata de los dramas y de los problemas de unos burgueses parisinos En general son pequeños dramas cotidianos (excepto lo del hijo que se cree Celine Dion) que no interesan más allá del mundo de los pijos y muestra una falta brutal en tener consideracion para las vidas realmente puteadas.

    Se nota que la autora viene del mundo dramaturgo y de hecho creo que el libro en una función teatral tendría probablemente más interés.
    El libro comienza con esa frase maravillosa de Borges: Felices los amados y los amantes y los que pueden precendir del amor.
    Parece que Yasmina Reza quería rendir un homenaje a Borges titulando su libro Felices los felices.
    Borges dijo una vez que concibió el paraíso con forma de biblioteca. La pregunta es ¿Estará en esa biblioteca suya este libro ? Lo dudo.

    Hasta mañana ,tertulianos. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sin asistir a la tertulia por impedimentos laborales, leyendo la crónica de Maribel y el texto de Annemieken, me hago una pequeña idea de como fue y el jugo que sacasteis al libro de Yasmina Reza. A mí me pareció un poco plano, veo que mis ojos disfrutaron de un libro diferente. :P

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades Maribel por tu crónica! Me ha conmovido, me ha empujado a una nueva reflexión.
    ¡Felicidades Annemieken! Siempre preferiría leer tus comentarios o crónicas antes de cada libro, me ayudan a comprender.
    José Manuel Cachinero, yo creo que tus ojos disfrutaron de la misma lectura que los nuestros. Los personajes, ya sea por estatus social o por su procedencia, no expresaban emociones. Daba igual la situación a la que se enfrentaba cada uno de ellos, no había llanto ni risa, solo existía la situación.

    ResponderEliminar
  4. ¡Estupenda Crónica Maribel totalmente de acuerdo, sobretodo en reconocerme en algunos momentos, a pesar de las diferencias con el mundo en que se mueven los personajes del libro. Sigo pensando que una discusión por un queso es tan válida como cualquier otra, jajaja

    ¡Me encanta ver tantos comentarios! Echo de menos los movimientos que se veían en el blog anterior,aunque claro, antes no estaba el wasap ;)....

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría añadir... que salvaríamos a esta autora por sus obras de teatro. Quizá en la condensación del formato se reflejan mejor sus ideas. Así como en sus obras cortas de relatos autobiográficos, que recomendamos, Angeles y yo, leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Lola. Se me olvidó ese comentario importante, y eso que lo apunté en la tertulia

      Eliminar
  6. Leyendo tu crónica siento una envidia totalmente insana, Maribel.¡Cómo gustaría poder escribir así:tan rotundo, claro,con un lenguaje pulido!Y encima nos deleites con la voz de Borges con ese timbre tan peculiar leyendo ese fragmento - que siempre me ha conmovido - sobre el mayor pecado que puede cometer un hombre:el pecado de no haber sido feliz. Y no se ha referido a si mismo porque el lo ha sido, me consta.¡ Gracias por tu crónica, brujita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. En realidad lo que yo he dicho lo habías expresado tú anteriormente.

      Eliminar
  7. Tal como se desprende de vuestras crónicas, la tertulia del otro día tuvo que estar de diez, como acostumbran a ser nuestras reuniones tertulianas.

    Ante todo, mi felicitación a las dos cronistas: Maribel ha construido una crónica digna de la mejor de las escritoras, estoy totalmente de acuerdo con ella en todo lo que dice, empezando porque a mí también me ha parecido evidente su utilización como reclamo relacionar la frase de Borges con lo que luego hemos leído en sus relatos, en general me parece muy certero todo el análisis que haces. En cuanto a la crónica de Annemieken, coincido también con lo que dice Nati, desmenuza y explica tan bien la lectura que sirve de ayuda para entenderla mejor, se le nota lo buena lectora que es en su maestría al escribir ¡enhorabuena a las dos!

    Voy a empezar por los adjetivos que me vienen a la mente cuando pienso en el libro Felices los felices: pesimista, desesperanzado, frívolo, absurdo, etc. No dudo del buen hacer literario de la autora, parece además que la buena crítica la acompaña en lo que hace. A mí me produce las mismas sensaciones que cuando iba al cine de arte y ensayo cuando era joven, a ver las películas de Irgman Bergman, sin entenderlas demasiado bien, me producían un intenso desasosiego. Por poner otro ejemplo cinematográfico, su humor o ironía, me recuerda un poco a algunas de las películas sobre los conflictos de pareja de Wody Allen, a las que yo califico más como humor negro ya que me hacen poca gracia:)

    En fin, quizá debido al título yo también esperaba otra cosa. ¿Qué quiso decir Borges con su frase “Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor”? Aristóteles el filósofo griego ya mantenía que la felicidad es el fin supremo del hombre. Santo Tomás de Aquino, en la edad Media elucubraba sobre la felicidad y decía: “Ultima ratio vitae humana beatitudo est”: “La razón última de la vida humana es la felicidad” La verdad es que por mucho que se hable sobre ella no se sabe muy bien que es, es posible que razonando las cosas se pueda uno acercar a encontrarse bien, o a ser feliz como se quiera decir, porque lo que si tenemos a nuestro alcance es la razón.

    Esta exposición literario-filosófica-psicológica sobre la infelicidad en la pareja, como pretende Yasmina Reza en su libro, en mi humilde opinión claro está, no deja de ser algo hueco, vacío de contenido. Refleja más un infierno en vida, en el dormitorio o en el salón, con la perspectiva de la muerte en el horizonte. Los relatos me parecen más sacados de las experiencias de un mal psicólogo.

    ResponderEliminar
  8. Para ser un libro que no nos ha parecido "redondo" es increíble los comentarios que ha suscitado y el juego que dio en nuestra tertulia.
    Aprovecho ahora que estamos leyendo Farándula para incluir la descripción que hace el narrador (Marta Sanz) de Charlotte Saint-Clair: " Charlotte era una esposa muy chic, muy jolie y muy aparente, pero también muy protectora, muy gallina y muy francesa". ¿No os parece que describe perfectamente a los personajes de Yasmina Reza?
    Nuestro temperamento mediterráneo ( impulsivo y visceral) hubiese hecho que en todas esas situaciones de crispación, con una bomba de relojería en sus cacabezas, hubiesen
    Estallado haciendo pedazos sus felices relaciones de pareja, pero son parisinos, encerrados en sí mismos, protegiendo su fachada por encima de todo, C'EST LA VIE!!!!!
    Habréis notado cómo practico mi francés, que ya me queda poco����

    ResponderEliminar