jueves, 14 de abril de 2016

Día del libro 2016

LA METAMORFOSIS

Una de las obras literarias que más me ha impactado al leerla por primera vez, ha sido sin duda La metamorfosis de Franz Kafka, la leí cuando era muy joven y sin tener aún casi ningún hábito lector, algo que fui adquiriendo con el tiempo. Es un cuento o relato aparentemente sencillo de leer, su complejidad radica en el significado metafórico en el que el autor reflexiona sobre la situación del hombre en un mundo incomprensible (el mismo Kafka vivía en un mundo en el cual también era rechazado por el mero hecho de ser judío).
   
Al leerla nos vemos envueltos en una atmósfera de desesperación y angustia, producida por la situación en la que se encuentra el protagonista: una mañana como tantas otras, Gregorio Samsa se despierta transformado en un bicho enorme, de una forma absurda y completamente inexplicable. A pesar de lo extraño de la situación, él nunca se cuestiona el por qué ni el cómo se ha convertido en eso, ni trata de encontrar solución al problema, es más, lo acepta, resignándose casi con indiferencia, más preocupado por el hecho de no poder ir a trabajar que por la terrible transformación que ha sufrido. Gregorio culpa de esa transformación sin sentido a la falta de sueño, a sus largas jornadas de trabajo: “estos madrugones – díjose – le atontecen a uno por completo”, como si se tratase de una mera alucinación producida por el cansancio. Reacciona ante tan angustiosa y disparatada situación con cierta desidia, reflejando el absurdo de una vida vacía y sin escapatoria mediante el relato de una supervivencia diaria.

Kafka nos ofrece una metáfora de la imposibilidad de comunicación cuando Gregorio consigue abrir la puerta de la habitación en la que se halla encerrado y se muestra al Principal (su jefe) y a su familia: “Bueno - dijo Gregorio (...) bueno, me visto al momento, recojo el muestrario y salgo de viaje. Él se entiende perfectamente, pero el resto de las personas encuentran su lenguaje totalmente inteligible. La actitud de rechazo de su familia es total, su hermana se acerca un poco al principio, pero ninguno pretende realmente un acercamiento hacía él, ninguno se interesa por los sentimientos de Gregorio, así que, aunque entendiesen su lenguaje, no le intentarían comprender. Simplemente se alejan.

Gregorio nos produce esa angustiosa sensación de abandono y soledad durante todo el relato: con el maltrato al que es sometido por su propio padre tras la metamorfosis, cuando hasta ese momento Gregorio daba su tiempo y su vida para velar por el bienestar de su familia; con el rechazo que muestra su madre al mirarle y ver en él a un bicho gigante y; con su hermana, quien siendo la única que capaz de entrar a su habitación y darle alimento, se acaba cansando de verle y soportarle (ya no puede trabajar para mantenerlos, por lo tanto ya no vale para nada)

Ante la visión existencial de que nada tiene sentido, la muerte es tratada de la misma forma: nada importa, ni la vida, ni la muerte. Kafka la utiliza como una liberación para Gregorio, que se aproxima a la muerte con tranquilidad e indiferencia: “Hallábase, a ser posible, aún más firmemente convencido que su hermana de que tenía que desaparecer. Y en tal estado de apacible meditación e insensibilidad permaneció…”

Esta obra es anterior a la época en la que surgió la literatura existencialista, pero el tratamiento literario que otorga Kafka a su libro mediante uso de metáforas de lo absurdo y lo angustioso de la vida humana, hizo que La metamorfosis fuese considerada como una de las obras pioneras de este género.




3 comentarios:

  1. Excelente Esperanza. Leyéndote será difícil que no le pique la curiosidad a futuros lectores.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Esperanza, pero ya te he dicho en alguna ocasión que me gusta mucho como cuentas las cosas. Con este libro a mi me pasa algo curioso, no estoy segura de haberlo leído entero, pero recuerdo perfectamente de mi época del colegio, que en el libro de Lengua venían lecturas variadas sacadas de algunos libros y muchas veces me quedaba con las ganas de conocer cómo continuaban las historias (en aquellos tiempos no había todas las opciones que tenemos ahora de Bibliotecas o Internet), una de esas lecturas breves fue el inicio de La Metamorfosis, cuando el protagonista se despierta y descubre que no puede moverse porque se ha transformado en un bicho..... creo que lo recordaré siempre.

    ResponderEliminar
  3. ¡Esperanza lo has conseguido!..Verás, cuando cumplí 15, entre otras cosas que no recuerdo, hubo tres regalos que me han acompañado siempre: un vinilo de Spandau Ballet True, el esqueleto de una cabeza de pájaro, y el libro de Franz Kafka La Metamorfosis. Y no sé por qué, tendré que hacermelo mirar, siempre que abría dicho libro me invadían tantas emociones que del mismo modo volvía a cerrarlo. Así que con tu crónica me has dado un empujón, ahora será distinto, lo leeré, 32 años después, jajaja, muchísimas gracias.

    ResponderEliminar