viernes, 2 de junio de 2017

CRÓNICA DE "EL REFLEJO DE LAS PALABRAS"

Esta crónica la escribo sin haber asistido a la reunión de la tertulia, por tanto me falta el enriquecimiento que supone escuchar las opiniones de todos los tertulianos al analizar la lectura, aunque he leído algunas inestimables que habéis escrito en el chat.

Kader Abdolah, su autor, nos conduce a través de su relato por Irán (antigua Persia) desde principios del siglo XX donde está instaurado un régimen dictatorial gobernado por Reza Kan de la dinastía Pahlevi, a este le sucede su hijo Reza Pahlevi obsesionado por la modernidad de occidente, que obligaba a su pueblo con toda la brutalidad a su alcance, a dejar atrás las supersticiones y creencias que en su opinión mantenían al país atrasado con respecto al mundo. Hasta que en 1979 a esta dictadura le sucedió otra, la del Ayatolá Jomeini, con la intención contraria: obligar al pueblo no sólo a abandonar las ideas modernistas a las que les obligaba el anterior emperador, sino obligar a unas normas de conducta mucho más férreas y ortodoxas (En el pañuelo de las mujeres tenemos un buen ejemplo, Reza Pahlevi obligaba a las mujeres a quitarse el velo y usar sombreros obligatoriamente y el régimen de los Ayatolás instauró el uso del velo bajo amenaza de pena de muerte o lapidación para la mujer que osara desobedecer esa ley) Ambos regímenes perseguían a los revolucionarios comunistas que luchaban para liberar al pueblo de sus dictadores.

Con un relato precioso nos adentra en la historia de su país, nos va narrando desde el nacimiento de Aga Akbar, a principios de siglo, nace sordomudo y es hijo ilegítimo de un príncipe. El nacimiento de su hijo Smail quien será su voz y su apoyo desde la más tierna infancia (según sus tradiciones con la llegada de un hijo varón Dios le bendijo y obligaba a éste a ser durante su vida el que ayudara a paliar las limitaciones de su padre. Logran los dos una comunicación casi perfecta a base de un lenguaje de gestos inventado, a través del cual el hijo irá relatando a su padre los cambios que se van produciendo en el país y los peligros que les acechan siempre.

El descubrimiento de la escritura cuneiforme en la cueva sagrada hará que Akbar copie los signos escritos en la pared de la cueva y durante su vida vaya reproduciendo en un cuaderno sus vivencias representadas con esos signos, en el intento de Smail de traducir ese cuaderno imposible, sigue adentrándonos el en relato de su vida y en la de su pueblo: el respeto por los poetas y la importancia que dan a los poemas que repiten y memorizan aún sin saber leer. La necesidad de creer en alguien que los salvará, les hace venerar un pozo por el que saldrá el santo liberador, uno de los dictadores sellará la boca del pozo castigando a aquel que lo venere y el siguiente vuelve a abrirlo para obligar de nuevo a adorarlo.

Y por último la militancia de Smail en el partido revolucionario, que llevará a sus hermanas a radicalizarse con él. "Cascabelito" su hermana pequeña simboliza la rebelión de la mujer a ser tratada como mero intercambio, al radicalizarse como su hermano socialmente ya se la verá como imposibilitada ¡no la querrá nadie para casarse con ella! para disgusto de su madre y demás familia.. Ella toma las riendas de la casa, suplantando de esa manera lo que se consideraba el papel del varón: ayuda en la empresa a su padre, y se ocupa de ser la que interprete lo que necesite éste para desarrollar su tarea. La llegada de Jomeini al poder recrudeció la persecución de los revolucionarios y hará que la familia se disgregue, Smail al exilio, su hermana "Cascabelito" asesinada, y Akbar muerto en la nieve esperando a su hija para indicarle el camino que la ayude a salvarse.

Poemas, dibujos de alfombras persas, cuentos como de las mil y una noche, montañas sagradas, santos que liberan, la utopía que vendrá a los trescientos años cuando salgan los que han dormido en la cueva... Van adornando lo que parece imposible, el relato del sufrimiento de un país sumido en la ignorancia y analfabetismo y a expensas de la brutalidad con la que ha sido tratado por sus dirigentes. Es fácil hacer paralelismos con lo que vivimos en este país nosotros con la dictadura franquista, durante la cual también se persiguió, asesinó, torturó y se obligó al exilio a cientos de miles de personas. Lo que no puedo ni siquiera imaginar es lo que habría sido de nosotros si después de esos cuarenta años de dictadura fascista, hubieran pasado el testigo a los religiosos más recalcitrantes que también había (y hay) por aquí ¿cómo seríamos hoy?





2 comentarios:

  1. Muchas gracias Esperanza por la estupenda crónica y por tu reflejo. Sí porque después de leerte y “despensando” el libro.. El reflejo de las palabras me parece un cuento que relata eso, los ecos que se escapan y reverberan a pesar de la represión, las palabras que no se pueden decir se apoyan en cuñas para sonar y la esperanza del despertar de aquellos durmientes de la cueva. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Cuando lees una crónica como la que nos ha regalado Esperanza y te dan ganas de zambullirte en el fondo de las páginas de un libro atractivo y hermoso, consciente que su lectura nos va hacer soñar. El reflejo de tú palabras me han emocionado tanto como el libro, muchas gracias.

    ResponderEliminar