jueves, 2 de julio de 2015

DISTINTAS FORMAS DE MIRAR EL AGUA

               "Distintas formas de mirar el agua"
Ultima lectura del curso, ¿terminaremos con los viajes o por lo menos con "el viaje"?.



Autor: Julio Llamazares
Editorial : Alfaguara

6 comentarios:

  1. Crónica de “las distintas formas de mirar el agua”
    De nuevo una reunión tertuliana, la última del curso, una de las pocas a las que he asistido este año ¡Espero no faltar tanto a las del año que viene!
    Esta vez haciendo un símil con el agua, se podría decir que he nadado contracorriente, porque con la excepción de Cachi, al que sí le gustó el libro, al resto de contertulios les pareció algo insulso, no captaron en él casi nada destacable ¡En esta ocasión disiento hasta de la profe! Es un atrevimiento lo sé “la ignorancia es atrevida” 
    Desde la portada del libro ya me interesé, que raro me dije, la vida está bajo el agua (frondosidad vegetal, árboles, etc.) Y por dónde camina la gente parece todo árido e inhóspito. Cuando empecé a leerlo comprendí: el camino que recorrían estas personas de la portada era de tristeza y nostalgia, los pensamientos de todos trataban sobre el recuerdo del patriarca de la familia, cuyas cenizas iban a esparcir en el fondo de un pantano, el que en su día anego con sus aguas a todo el pueblo donde él nació, creció y donde fundó su propia familia. Bajo el agua por tanto, la frondosidad vegetal será la metáfora de una vida idílica e idealizada que fue y que no volverá.
    Domingo, así se llamaba el fallecido, nunca jamás quiso visitar aquel pantano en cuyo fondo se encontraban hundidas las ruinas de su pueblo, pero dejo instrucciones precisas a la hora de su muerte: quería ser incinerado y que sus cenizas se esparcieran sobre esas aguas, imaginando que por fin así volvería a casa, después de una vida llena de lucha para volver a empezar de la nada. Cada persona de la familia desde su mujer hasta su nieta más pequeña, pasando por sus hijos, sus parejas, etc., nos ofrecen una perspectiva diferente sobre lo que supuso este hecho traumático para él fallecido y para los que le rodearon en su vida. Yo capte en todo este recorrido una cierta poética literaria: agrupando los pensamientos de todos se desprende que la vida del fallecido, fue una vida dura, de trabajo intenso y hasta el final. Hombre de pocas palabras parece que era, volcado en su tarea, la vida le pone una última prueba además de las que ya ha afrontado, educar al más pequeño de sus hijos para que cuando el falte pueda defenderse por sí mismo, a pesar de tener algún tipo de discapacidad. Todos se preocupan por este hijo, que va a ser de él ahora sin su padre, el autor describe de una forma magistral en mi opinión los pensamientos de este hijo, que son los últimos en aparecer: él se encuentra integrado con su padre de tal forma que sabe lo que tiene que hacer con su vida. Domingo puede descansar en paz, cumplida esta última tarea (o batalla) puede volver a su Ítaca. ¡A mí me ha encantado!
    No pasa nada porque no nos gustara a todos, cada uno de los tertulianos aportamos nuestra opinión al respecto de la lectura. Desde las perspectivas de cada uno se enriquece cualquier lectura que se precie, es muy gratificante escuchar lo que a cada uno le hubiera gustado encontrar en ella, de esa manera el libro en cuestión se multiplica, en vez de uno, se convierte en tantos como tertulianos somos en la reunión.
    Para terminar la tertulia y el curso, tuvimos un tercer tiempo estupendo como siempre, en la Jara degustando tapitas, con las correspondientes cañitas. Esta vez le ponemos un suspenso en el vinito que se pidió Annemieken que estaba un poco avinagrado, hubo que solucionarlo pidiendo otro en condiciones óptimas. Como siempre buen rollo tertuliano.
    Que tengáis unas felices vacaciones tod@s
    Esperanza

    ResponderEliminar
  2. Como siempre fantastica la crónica de Esperanza

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo co anónimo . Jajaja
    Buen verano😎😎

    ResponderEliminar
  4. El anónimo era yo porque no quería dejar rastro en el trabajo, que no estaba en mi puesto. Jejejeje

    ResponderEliminar