sábado, 23 de abril de 2016

Un mundo deslumbrante e inconcluso.


   Pequeña crónica/crítica del libro "El mundo deslumbrante" de Siri Hustvedt.


  La historia que Siri Hustvedt nos cuenta  en “El mundo deslumbrante” es la de una artista casada con un tratante de arte donde su obra pasa desapercibida por ser mujer y olvidada tras el fallecimiento de su marido. Harry, el nombre por la que es conocida, decide vengarse y crear una pantomima realizando obras y dándosela a firmar a tres jóvenes artistas y luego revelar toda la verdad. Pero el último de ellos (Rune) lo niega al final. Tras la muerte de ambos y con la ayuda de unos cuadernos, diarios y declaraciones transcritas, un tal I.V. Hess decide investigar la historia y ordenar dicho puzle.

  En mi opinión, nos enfrentamos a un libro lleno de complejos y claroscuros, fácil de leer y difícil de digerir. Tal fuera la astenia primaveral el motivo por el cual la mayoría de los tertulianos no terminó el libro, o simplemente fue, que a pesar de su fácil lectura, Siri Hustvedt no consiguió un libro con carácter. La historia en ciertos momentos carece de importancia, se encuentra bien escrita pero su intencionalidad se queda corta, deja demasiados temas en el tintero y los que cierra, lo hace mal y de una manera un tanto anárquica. Algunos personajes son muy ingeniosos, pero el número es demasiado elevado, por lo que su lectura se hace un tanto pesada. Su abuso de referencias hizo que alguno de los tertulianos les pareciera pedante.

  Es curioso que si buscamos paralelismos entre el personaje y la autora, encontramos que ambas están casadas con una gran personalidad y en algunos momentos da la sensación que Harriet Burden puede llegar a ser el alter ego de Siri Hustvedt en el papel. Ser la mujer de Paul Auster, puede llegar a ser un hándicap, ya que este  debe de proyectar una alargada sombra en su obra, pero ya sabemos que todo parecido con la realidad, es pura coincidencia.

  A mí personalmente me dejó lleno de dudas, no sé muy bien cuál es el tema principal del libro, por un lado nos presenta el mundo del arte, un mundo de representación donde el espectáculo es más importante que la obra en sí, donde es más importante la tendencia y la crítica que la propia obra. Por otro lado tenemos  el tema discriminatorio por el sexo del autor, la vena feminista de la autora nos presenta un mundo donde la figura marital y patriarcal oprime y anula en cierto modo al personaje femenino protagonista. Otro punto que aborda son las inseguridades  de uno mismo con nuestro yo, con nuestro yo, por lo que llega a compararse Harriet Burden en Frankenstein.

  Seguramente no será un libro que con el paso del tiempo recordemos, seguramente recordaremos   solamente por un dato, que solo una pequeña minoría logró terminar el libro.

  Cachi




11 comentarios:

  1. Quizá Siri escribe para conocerse a si misma; para convencernos que detrás de un gran escritor puede haber una gran escritora. Ella lo intenta en cada libro; pero todavía no convence del todo;cansa su lectura; de esta y otras novelas. Debería cambiar de tema.
    Porque escribir lo hace bien.

    ResponderEliminar
  2. Te felicito por tu crónica Cachi, buena síntesis de un libro muy difícil de resumir. A mí me ha gustado mucho aunque, como tu escribes, se ocupa de muchos temas al mismo tiempo y otros tantos puntos de vista ... me parecía leer subida en un tiovivo que tuviera un eje fijo: Harriet Burden
    “...Era como una niña congelada sentada en un taburete en el rincón, una niña que había sido castigada por haber hablado cuando no debía, por no haber levantado la mano en clase. Una niña enmudecida hecha piedra...”
    Así veía yo al personaje principal de Un mundo deslumbrante. Una mujer llena de talento que ahogaba su fuego ante su sociedad inmediata, mundo-galerías, que la marginaba, hablaba demasiado, sabía demasiado, pensaba demasiado, y ésto sin tener la imagen idónea para danzar a gusto en ese espectáculo de estrellas fugaces.
    Pero en las vueltas del tiovivo que maquina Siri Hustvedt leía también la soledad de Harriet. La soledad aferrada al desamor de Felix que la castiga con el silencio, la silencia sin palabras, la encarcela en el ninguneo, pisando sobre las huellas ya antes impresas en ella por su padre.
    Harriet sola con su arte, Harriet sola con sus hijos, Harriet sola con sus libros, Harriet sola con sus diarios...
    Siri y Harriet encuentran una solución perfecta: las máscaras. Las máscaras liberadoras y vengadoras. Las máscaras tapan cicatrices, lo feo, lo no aceptable. Las máscaras son lo que el espectador quiere ver, tras la máscara se trabaja mejor, con libertad, sin miedo, se puede decir todo, se puede crear todo mientras el aspecto de la máscara es agradable, glamuroso. Más vale continente que contenido, al menos en un primer contacto.

    “...Un mundo deslumbrante. Llamaré a mi mujer Un mundo deslumbrante..”

    ResponderEliminar
  3. Muy buena crónica Cachi, aunque solamente he leído 100 páginas del libro, he sacado casi las mismas conclusiones. En tu crónica lo has sintetizado y explicado de maravilla :)

    ResponderEliminar
  4. Naty que bien escribes tú también ¡Me has dejado sin habla!:"...la silencia sin palabras, la encarcela en el ninguneo, pisando sobre las huellas ya antes impresas en ella por su padre" ¡Vamos, mejor que la autora mil veces!

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja muchas gracias Esperanza..Me alegra haber escrito unas palabras que te gusten. Siri es mucha Siri

    ResponderEliminar
  6. Qué grande! Muy buena reflexión Nati. Yo creo que en realidad este es un libro aceptable leído atemporalmente. Me gusta mucho este análisis de bajo la máscara.
    Cachi, como siempre rápido e incisivo. Muy bien!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Muchas gracias Maribel! Jajajajaja tengo que escribirte que estoy aprendiendo mucho de vosotros. Sois grandes maestros.

    ResponderEliminar
  8. Ufffff. Pagina 280 y no sé como seguir. Cada vez me interesan menos sus problemas de persona con pasta y psicólogo de cabecera, pero estoy demasiado lejos de la orilla para dejarlo y demasiado lejos del final.

    ResponderEliminar
  9. Ufffff. Pagina 280 y no sé como seguir. Cada vez me interesan menos sus problemas de persona con pasta y psicólogo de cabecera, pero estoy demasiado lejos de la orilla para dejarlo y demasiado lejos del final.

    ResponderEliminar
  10. Ufffff. Pagina 280 y no sé como seguir. Cada vez me interesan menos sus problemas de persona con pasta y psicólogo de cabecera, pero estoy demasiado lejos de la orilla para dejarlo y demasiado lejos del final.

    ResponderEliminar
  11. Ufffff. Pagina 280 y no sé como seguir. Cada vez me interesan menos sus problemas de persona con pasta y psicólogo de cabecera, pero estoy demasiado lejos de la orilla para dejarlo y demasiado lejos del final.

    ResponderEliminar